Las utilidades medicinales y gastronómicas de la hoja de la coca


En el panel anterior ya explicamos que no conviene confundir la hoja de coca con la cocaína. Esta última es uno de los 14 alcaloides naturales que se conocen a la coca. Otros son la atropina, la pectina, la papaína, la quinolina, la reserpina, la conina y así hasta los catorce alcaloides.

 

Desde tiempos antiguos se ha masticado la hoja de coca para combatir la fatiga, el estrés, el mal de altura o "soroche"… Más modernamente es conocida la presentación perfectamente legal de infusiones y mates de hoja de coca.

 

La industria farmacéutica está desarrollando nuevos  preparados de la unión de hojas de coca con otras plantas medicinales. Así, se conocen pomadas para combatir varices, gota, hemorroides, dolores musculares…; o jarabes contra la tos, asma, bronquitis, amigdalitis, decaimiento físico…

 

También los nutricionistas han desarrollado fórmulas comestibles elaboradas con la hoja de coca molida. Se hacen panes, galletas, tartas, yuca con salsa verde de coca, gelatina de coca…, así hasta completar un vasto recetario en el que la hoja de coca es el componente fundamental.


Amazonía: Ciencia, Arte y Cultura

 

    anterior     Paneles exposición     siguiente