Las semillas de la biodiversidad


El conocimiento de los procesos biológicos de su hábitat, que han adquirido los pueblos indígenas, queda patente en el uso que hacen de la flora que los rodea. Sus necesidades las han solventado de forma autóctona con las más de 10.000 especies de plantas conocidas y utilizadas.

 

Elaboran sus armas, instrumentos, herramientas, adornos… con sus propios medios y aprovechando los materiales del bosque tropical. Los productos artesanales deben ser livianos y estar sustentados en el trabajo manual, y bajo el principio fundamental del autoabastecimiento. Las materias primas las extraen del medio circundante.

 

Así es como la abundancia de plantas y semillas no solo se utilizan por sus propiedades medicinales, sino también para elaborar artesanías decorativas.

 

Semillas de huayruro, shapaja, ojo de vaca, pata de venado, frejol de monte, achira, pachaco, lagrima de San Pedro, arapari, la tagua -también llamada marfil vegetal- son las utilizadas, por su vistosidad, en la elaboración de collares, pulseras, aretes, tobilleras…


Amazonía: Ciencia, Arte y Cultura

 

    anterior     Paneles exposición     siguiente