Las hojas de la biodiversidad


El bosque amazónico no es uniforme, pese a lo que pudiera sugerir esa amplia cubierta vegetal avistada desde un avión. Entre esa vasta biomasa se pueden encontrar bosque abiertos sin palmeras o con palmeras, bosques de lianas, bosque secos o bosques inundables, extensiones de sabana y manglares.

 

En unas pocas hectáreas de floresta amazónica se puede visualizar gran cantidad de hojas —de todas formas y dimensiones— que son las responsables de mantener el índice de humedad tan elevado, mediante los procesos de evaporación y transpiración.

 

Un ejemplo de aprovechamiento de un recurso natural —en este caso la hoja—es la utilización de la del palmiche o jatata para el techado de las viviendas y del resto de las edificaciones. El palmiche es una  palmera nativa del bosque húmedo tropical que, debido a la excelente textura y durabilidad de su hoja, se ha hecho imprescindible para techado de las viviendas en la mayor parte de la Amazonía.

 

Estos techados son impermeables a las fuertes tormentas que caen sobre la zona, a la vez que permiten un ambiente más aireado y fresco, respecto a otro tipo de cubiertas no vegetales.


Amazonía: Ciencia, Arte y Cultura

 

    anterior     Paneles exposición     siguiente