La comunicación con los espíritus


Las plantas amazónicas tienen diferentes utilidades. Unas pueden servir como comida y fuente de abrigo, otras si se injieren o se frotan en la piel, alivian el cansancio, disminuyen el dolor. Por último, están las que hacen efecto sobre el espíritu, llamadas plantas alucinógenas.

 

El conocimiento y el manejo de las propiedades de estas plantas se identifican con ciertos individuos de la comunidad llamados chamanes o médicos tradicionales. A estas plantas se les atribuyen propiedades mágicas y sobrenaturales.

 

Las consideradas sagradas, debido a su extraordinaria psicoactividad, permiten a estos individuos creer ser capaces, durante los trances, de visitar los dominios del espíritu. En definitiva, los chamanes son los especialistas en dirigir las experiencias o "vuelos" del trance hacia determinados objetivos.

Con estas bases supersticiosas se cree que el chamán puede regular el nacimiento y la muerte; la escogencia del sitio, la arquitectura y la construcción de las malocas; la caza y la pesca; el tiempo; la navegación por los ríos y el viaje a través de las selvas, la educación de los niños, la construcción de canoas, la preparación de las bebidas alucinógenas, y muchas otras responsabilidades.


Amazonía: Ciencia, Arte y Cultura

 

   anterior     Paneles exposición     siguiente